Para quienes nos gusta entrenar cada dia los períodos vacacionales no tienen porque suponer una interrumpción en nuestra rutina. Las vacaciones son un buen momento para enfocarnos en las estructuras y sistemas que implicamos poco en nuestro deporte o a los que les exigimos demasiado.

Te proponemos un entrenamiento compensatorio que te permita entrenar más y mejor y que, además, te ayude a prevenir lesiones. El objetivo de este entrenamiento compensatorio es reducir las probabilidades de lesión de ciertas estructuras a través de la mejora del tono.

¿Cómo preparo mi entrenamiento compensatorio?

 

  1. Piensa en tu deporte:

¿qué zonas de tu cuerpo están más entrenadas y cuáles menos? En las zonas más trabajadas realiza ejercicio de estiramiento, auto masaje o tonificación en excéntrico, en aquellas zonas menos trabajadas realiza ejercicios de tonificación. Por ejemplo, si eres corredor realizarás ejercicios y automasaje en el tren inferior (la zona más cargada) y reforzaras el tono del tren superior (abdominales, brazos, espalda).

 

  1. Selecciona los ejercicios más indicados.

Siguiendo con el ejemplo del corredor un ejercicio como las planchas sería interesante para trabajar la zona superior, en cambio para las piernas aplicaríamos automasaje o tonificación excéntrica.

 

  1. Ten en cuenta el rango de movimiento:

El gesto deportivo de tu deporte tiene una amplitud concreta, es siempre recomendable que el rango de movimiento total de tu articulación sea siempre superior, por lo tanto, busca ejercicios de rangos amplios, para conservar ese margen de seguridad que reduce el riesgo de lesionarse y de dejar de disfrutar de tu deporte favorito.

 

El sistema SUIFF te ofrece plantillas pre definidas para que puedas realizar esta actividad de forma guiada y con la garantía de eficiencia de nuestros técnicos deportivos.

Disfruta del deporte también estas vacaciones y prepárate para la próxima temporada con SUIFF!